Estética y Dirección de Arte

17
Ene
2010

Escultura moderna

Los expertos y entendidos en arte aseguran que cada obra está condicionada por una época determinada, con esto quieren decir, que podemos darnos cuenta a qué período de nuestra historia pertenece con sólo mirar algunos rasgos particulares. Esta afirmación es muy válida, es que si tomamos un libro de arte y analizamos las características de las pinturas en el Renacimientos, durante el Barroco o durante el siglo XX, nos daremos cuenta de que fueron influenciadas por diferentes movimientos y fue justamente “su época” la que les otorgó su identidad. Esto ocurre con todas las ramas del arte, y las esculturas no son una excepción; podemos ver una notable evolución en ellas; si observamos una obra realizada en el antiguo Egipto nos daremos cuenta de que difiere de una escultura moderna basada en movimientos como el futurismo, por ejemplo.

Como toda historia, la de las esculturas modernas debe tener un padre, un precursor, alguien que las haya establecido en la historia de la humanidad; en este caso del individuo que estamos hablando es Auguste Rodin.
Se lo conoce con el apodo de “El padre de la escultura moderna”; nacido en 1840 y fallecido en 1917, este hombre fue el más grande de los escultores del siglo XIX; para los entendidos su calificación es “inclasificable” ya que su estilo abrazó desde el Realismo hasta el Impresionismo, pasando por el Expresionismo y el Simbolismo. Entre las obras que influenciaron a las posteriores generaciones encontramos: “El Pensador”, “La Puerta del Infierno”, “El Retrato de Balzac” y “El Beso”.

Norma Navas

Este blog tiene activada la moderación de comentarios. Tu comentario aparecerá cuando el propietario del blog lo apruebe.

Escribe tu comentario

Sobre este blog

Avatar de mafernandez

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

LICENCIA